Saturday, 15 October 2016

Measuring progress 2

Here's one way to measure real progress.

Take a short story. Classify its words into 3 groups, according to how well you know them. Group 1: you've a pretty good idea; group 2: you've a rough sense; group 3: not at all.

Next, find your total score. Group 1 words score 2, group 2 words score 1, group 3 words score 0.

Finally, express it as a percentage: 
(total score divided by number of words x 2) x 100

The story below has 439 words. Group 1 has 244 words. Group 2 has 40 words.


So my score is 528 and my percentage is 60%

When I repeat this analysis on the same story at a later date, I'll have a measure of my progress.

(Two weeks later, not having reviewed this story at all, my score improved to 77%)


EL PRIMER POZO
Había una vez un pequeño reino alrededor de un lago. 
Un verano muy caluroso no llovió y el lago se secó.
La gente estaba ansiosa y fue a ver al rey.
“Hace tanto que no llueve.
¡Nuestros campo están desiertos!” dijeron los campesinos.
No hay peces para pescar.
¿Cómo podemos ganarnos la vida?” preguntaron los pescadores.
Sálvanos del desastre, Buen Rey,” suplicaron las mujeres y exclamaron los niños con sed.
El rey envió a sus cuatro generales a buscar agua en todas direcciones.
El primer general fue hacia el este, hacia el amanecer, el segundo al sur, hacia el polvo y el calor, el tercero fue al oeste, donde se pone el sol, y el cuarto siguió a la Estrella del Norte.
Buscaron día y noche, noche y día, arriba y abajo, buscaron en todas partes, pero en vano.
Tres de los generales regresaron, con las manos vacías.
Pero el general que fue al norte decidido a no fallar a su rey, llegó finalmente a un pueblo frío de montaña.
Al sentarse al pie de la montaña, llegó una mujer anciana y se sentó a su lado.
El general señaló hacia el horizonte y dijo: “Yo pertenezco a un hermoso reino, donde no ha llovido durante un año entero.
¿Me puedes ayudar a encontrar agua?”
La mujer animó al general a que subiera con ella la montaña y adentro de una cueva.
“Nosotros tampoco tenemos agua en nuestro país,” dijo ella.
Entonces, señalando las columnas de hielo en la cueva, ella continuó, “Nosotros a esto lo llamamos hielo.
Toma un poco, y tu reino nunca más tendrá sed.”
El general rompió un gran pedazo, lo cargó en su carreta de caballos y regresó velozmente a su reino.
Cuando llegó a la corte, el enorme bloque de hielo se había derretido y quedaba un pequeño trozo.
Nadie en la corte había visto nunca hielo, ¡y todos lo observaron maravillados!
“Esto debe ser una semilla de agua,exclamó uno de los ministros de pronto,
El rey ordenó que la ‘semilla de agua’ fuera sembrada inmediatamente.
Mientras los campesinos cavaban un hueco el trozo de hielo se derretía al sol.
Ellos colocaron la semilla en el hueco pero antes de que pudieran cubrirla, desapareció.
Los campesinos estaban confusos y preocupados.
Cavaron la tierra más y más hondo, en la noche buscando la misteriosa semilla.
Al romper el alba, el rey encontró a los campesinos dormidos profundamente al lado del agujero.
Se asomó curiosamente al interior y exclamó sorprendido, “¡Despertar mis valiosos hombres, el agua ha germinado!
¡Hay agua en el agujero!”
Así es como fue creado el primer pozo.


No comments:

Post a Comment